martes, 20 de junio de 2017

El hombre que sembró 6000 árboles en memoria de su esposa

El descubrimiento de un aviador local

 
 El caso se dio a conocer a mediados del año 2012 cuando, por casualidad, una avioneta pasaba justo por encima de la granja de Winston Howes, un agricultor del pueblo de Wickwar, en South Gloucestershire, al suroeste de Inglaterra. Andy Collet, el aeronauta que pasaba por allí, tomó fotos y luego procedió a indagar más acerca de la historia que habría inspirado dicha labor de amor, misma que llegó pronto a los medios, dándose a conocer ampliamente.
 

El matrimonio Howes

El señor Howes contrajo matrimonio con su esposa Jannet en las proximidades de Stroud, en el año de 1962. Y 33 años duraría su amor hasta que en el año de 1995 su esposa murió en forma intempestiva de una insuficiencia cardíaca, a los 51 años de edad. Esto devastó a Howes, pero logró sobreponerse y una tarde le llegó la inspiración cuando le vino a la mente la idea y pensó que sería una bonita forma de rendirle un tributo a su amada Jannet, un homejane que duraría a través de los años.

El bosque de robles y el corazón

Howes, al momento de la partida de su esposa contaba con 63 años, y tan sólo unos cuantos meses de la muerte de ella, y ayudado de varias personas , comenzó su trabajo de sembrar miles de árboles de roble en un campo de seis acres, pero dejando un coracón perfectamente marcado hacia la mitad y mismo que apunta hacia Wotton Hill, lugar de origen de su esposa y donde también transcurriera la infancia de ella.
 


En el corazón propiamente dicho Howes plantó narcisos y manifiesta que gusta de vez en cuando ir allí y buscar algo de tranquilidad. Howes no había comentado nada al respecto a los lugareños, y el bosque se había mantenido como un secreto de familia, a no ser por el aeronauta que lo descubrió.



Fuente de noticia: https://www.elpensante.com/el-hombre-que-sembro-6000-arboles-en-memoria-de-su-esposa/
Fuente de imágenes ( referida en fuente de noticia): curiosidades.com

martes, 30 de mayo de 2017

El ingeniero “loco” del desierto

Un joven saharaui diseña una vivienda innovadora con botellas de plástico para mejorar las condiciones de vida de una población que lleva más de 40 años refugiada.
 
 
Un grupo de mujeres toma el té a la sombra de una jaima y observa la construcción de una extraña casa circular. La vivienda a medio hacer es un invento de Tateh Lehbib Braica, ingeniero de 27 años, que deambula entre tres operarios. Todavía no hace mucho calor, pero en verano, con temperaturas superiores a los 50 grados centígrados, sería imposible estar al aire libre. En el suelo hay centenares de botellas de plástico de litro y medio, rellenas de arena, que sirven de ladrillos. Tateh ha encontrado en el desierto argelino que acoge a los refugiados saharauis un sistema para luchar contra las inclemencias del propio desierto.
 
Las inundaciones de 2015 y 2016 destruyeron el 60% de la infraestructura de los campos saharauis.

"Nací en una casa de adobe con un tejado de chapas de zinc, uno de los mejores conductores de calor. Yo y mi familia hemos sufrido las altas temperaturas, la lluvia y las tormentas de arena que, a veces, se llevaban el techo. Cuando volví a los campamentos decidí construir una vivienda más digna y también más cómoda para mi abuela", dice Tateh, al que algunos llaman “el loco de las botellas”. En un inicio, la propuesta no convencía mucho a sus vecinos, pero tras terminar la casa de su abuela llegó el reconocimiento: "Se acercaban a verla y les gustaba mucho”.
Las viviendas cuentan con varias características que las hacen más eficientes en el durísimo ecosistema de la hamada argelina, el llamado desierto de los desiertos. Los muros son de botellas de plástico rellenas de arena, cemento y una mezcla interior de tierra y paja que sirve de aislante térmico. Son muy resistentes en comparación con el tradicional adobe que se deshace con las lluvias que asuelan la región cada cierto tiempo.
 
Tatah Lehbib en el campamento saharaui de Tinduf, en Argelia, durante la construcción de una de las viviendas que ha ideado.
Tatah Lehbib en el campamento saharaui de Tinduf, en Argelia, durante la construcción de una de las viviendas que ha ideado.




Su forma circular tiene dos objetivos: evitar que se formen dunas en las tormentas de arena —como sucede con las de planta cuadrada– y, junto a la pintura blanca exterior, reducir hasta en un 90% el impacto de los rayos solares. El doble techo, con un espacio para la ventilación, y dos ventanas a diferente altura para favorecer la corriente completan una idea que se traduce en una rebaja de cinco grados centígrados con respecto a las construcciones hasta ahora usuales en los campamentos Las inundaciones sufridas en 2015 y 2016 destruyeron 9.000 casas y un 60% de la ya de por sí exigua infraestructura de los campos, según Acnur.

La idea llegó hasta la sede central en Ginebra del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y fue seleccionada como proyecto piloto. La aportación del organismo de algo más de 55.000 euros ha servido para construir 25 casas más en los cinco campamentos que habitan 90.000 refugiados saharauis en la provincia argelina de Tinduf. Las formas circulares de Tateh ya están en pie en los campos de El Aaiún, Auserd, Smara, Bojador y Dajla, los mismos nombres de las ciudades del Sáhara Occidental de las que miles de saharauis huyeron en 1975 ante la ocupación marroquí, la llamada Marcha Verde.
 
No quiero vivir toda la vida como refugiado
Tateh Lehbib Braica, ingeniero saharaui

Un pueblo fantasma mexicano "revive" gracias al arte urbano

Gracias al proyecto "Pueblerismo", Chacchoben (un pequeño pueblo mexicano), vuelve a la vida gracias a 80 murales pintados en casas que narran la historia de cada una de la familias que las habitaron.
 

 
Carmen Mondragón, encargada de darle ese toque pintoresco a la comunidad, junto con su equipo de trabajo, indicó que el proyecto se llama “Pueblerismo” y trata de plasmar en los exteriores de las casas el arte de la cultura Maya. “Está hecho con la intención de generar en el espacio exterior de las casas de la comunidad para enriquecerlas con arte y que la gente transforme su vida”, indicó.

Según afirman las autoridades de la zona,  desde que inició el proyecto de las casas, han llegado visitantes por el simple hecho de ver las figuras mayas plasmadas en las viviendas. Resaltó que hay gente que llega al poblado solo para poder apreciar las viviendas y las pinturas plasmadas, lo que ha hecho que tengan más visitantes comparados con años pasados, cuando el pueblo era considerado como “fantasma”.
 
 

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cada 21 de Marzo publica en El País una esquela a su mujer fallecida en 1994

El 21 de marzo de 1994 moría en Madrid Elena Lupiáñez Salanova, con solo 40 años. Han pasado 23 años y desde entonces, puntual a esta cita, su marido publica en El País una esquela para contarle cosas de sus hijos y de su vida.
 
José Luis Casaus, sigue escribiendo a su mujer, sin faltar a la cita, haciendo un resumen de los acontecimientos de cómo va transcurriendo la vida.
 
En 2013, en declaraciones a la Cadena SER, Casaus explicó que enviaba la esquela porque es un asunto que le debe. "Se lo envío a su recuerdo, a la nada. Necesito explicarle qué hay de sus hijos, cómo andan".
                              
Aquí está la esquela de hoy    
 
 
 
 

lunes, 6 de marzo de 2017

POESÍA PARA REGALAR A VÍCTIMAS DEL MACHISMO

Tienes una amiga, hermana, madre, vecina, compañera de trabajo que sabes que de un tiempo a esta parte, desde que se echó esa pareja, ya no es la misma, anda rara, esquiva, reservada, titubeante, sin ganas de salir o con prisa por irse porque si no la regañará por haber salido, por llegar tarde, porque no quiere enseñarle el móvil y aún así accede a que él se lo mire. Todo esto es la punta del icerberg, porque el resto, la parte sumergida, ocurre en el ámbito doméstico, en la intimidad, donde pasan muchas más cosas, que quizás tú no sabes: tal vez le controle el dinero, el que gana, el que gasta, el que debe ahorrar, quizás la obligue a tener relaciones sexuales sin ganas y si no accede la menosprecie como mujer, rompa sus cosas por hacerle daño; tal vez le dirá que lo hace todo mal, que es una inútil, que no vale para nada o que no alcanza el nivel de perfección que él necesita haciéndola entender que si él está con ella es casi como un favor personal, que no sabe valerse por sí misma, o que estaría tirada en la calle; tal vez le dirá que es muy confiada con todo el mundo empezando a acotarle el mundo de las relaciones para que no vuelva a salir con esta o aquella persona, o contigo que estás leyendo esto (especialmente si ve que quieres abrirle los ojos). En consecuencia ella se apartará de ti, y del resto del mundo, pero lo peor es que se apartará de su esencia

El espíritu de muchas mujeres, su alma, su alegría de vivir, su bondad mueren mucho antes de que su opresor acabe con su vida.

 
Si no sabes cómo hablarle y decirle que temes por su integridad física o psicológica, si ya le has señalado que intuyes problemas de maltrato y aún así te esquiva o no lo reconoce, tal vez este libro pueda ayudarle a sentirse identificada. Es un libro de poemas que van directos al corazón y la conciencia de quien lo lee y esté pasando por esta experiencia.



 
 
A través de los poemas podrá identificarse y retratarse en situaciones, emociones y pensamientos que se van desgranando a través de los tres apartados que estructuran el libro:
 
1) Represión: plasma las nefastas consecuencias que el yugo del machismo ha supuesto para la libertad de las mujeres.
 
2) Resistencia: representa el momento histórico actual que estamos viviendo de un tiempo a esta parte en el que las mujeres dicen ¡Basta!
 
3) Resiliencia: refleja la liberación y posibilidad de recuperación de las riendas personales de la vida, la autoestima y la alegría una vez se sale de una relación tóxica y de maltrato.
 
Para terminar y apelando al título, también son víctimas del machismo los hombres educados castradamente en convenciones sociales que les impiden expresar emociones, manifestar miedo o vergüenza quedando avocados a la única expresión de la agresividad como forma de canalizar sus frustraciones, esto es insano para cualquiera. Para todos esos hombres, que, habiendo sido educados en un sistema de patriarcado coercitivo y limitante, son conscientes de la necesidad de vivir, convivir y educar en el respeto, la igualdad, el autocuidado o la inteligencia emocional como estandartes de cualquier ser autónomo y competente psicológica y socialmente. Para todos ellos también hay un espejo en el que mirarse en este libro.
 
Si quieres saber más o comprar el libro:
 
 
 
 



El chico que amaestró el viento

La historia del niño que construyó un molino porque tenía hambre

William Kamkwamba es conocido como el "chico del viento". Cuando tenía 14 años fabricó un molino con chatarra, voluntad y creatividad para cambiar su destino, el de su familia y el de su comunidad. La épica de un joven que no aceptó el futuro que le habían asignado.
 
La historia de William Kamkwamba no es pretenciosa. No es un lavado de conciencia a la cultura occidental ni apela al sentimentalismo para ser redituable. Se construye desde la necesidad, la preocupación por la calidad de vida de su comunidad y la pasión por aprender a ayudar. Empezó con 14 años y ochenta dólares de matrícula escolar que su familia no podía costear. Terminó -aunque no haya terminado- en charlas TED, documentales, posgrado y una noble razón para recordar su gesta.
William Kamkwamba era un simple granjero en un Malawi, país de granjeros pobres. Tenía siete hermanas. Era el único hijo varón de la familia. Había sido educado en la Escuela Primaria Wimbe y aceptado en la escuela secundaria Kachokolo. El siglo había cambiado. En 2001 una hambruna feroz azotó a su comunidad. La gente tenía hambre y moría; moría porque tenía hambre. Él y su familia comían una vez por día tres porciones de maíz. "La comida entraba en nuestro cuerpo", dijo. No hablaba de comer: la comida solo le entraba. Había abandonado la escuela secundaria porque no podía pagar más los 80 dólares de matrícula anual. "Vi a mi papá y también vi aquellos sembradíos secos. Era un futuro que no podía aceptar".
 
No lo aceptó. Era un agradecido con la educación que había recibido. Decidió continuarla de manera autodidacta. Fue a la biblioteca a leer libros de ciencia y especialmente de física. Su inglés era precario. Pero aprendía de los gráficos, los diagramas y las fotos mientras relacionaba las palabras con las imágenes. En uno de esos libros encontró el conocimiento que necesitaba para cambiar su historia. El título decía "Energy" y la imagen mostraba cuatro molinos.



Leyó que un molino de viento podía bombear agua y generar electricidad. Asoció bombear agua con el riego y al riego con la posibilidad de comer. Su mamá le dijo que estaba loco. Recolectó de un almacén de chatarra instrumentos que le sirvieran para construir un molino de viento. Tenía 14 años y hambre. Estaba "loco" porque no aceptaba su futuro. El ventilador de un tractor, tubos de pvc, el cuadro de una bicicleta, un amortiguador, un dínamo, árboles y los conocimientos en un inglés modesto bastaron para que la obra de William Kamkwamba le suministrara electricidad a su comunidad.

El primero fue de cinco metros. Asociado a una batería de automóvil para el almacenamiento, pudo encender cuatro bombillas y cargar los teléfonos móviles de los vecinos. El segundo molino fue levantado a doce metros para domar mejor el viento sobre los árboles. Un tercer molino de viento bombeaba agua gris para el riego. William Kamkwamba ya era genio e inventor. Sus proyectos se reprodujeron: agua limpia, prevención de la malaria, energía solar e iluminación para las seis casas en su complejo familiar, sistema de riego por goteo.



Su testimonio fue registrado en documentales y en una autobiografía llamada "The Boy Who Harnessed the Wind: Creating Currents of Electricity and Hope" ("El chico que amaestró el viento: creando corrientes de electricidad y esperanza"). Hoy se aboca a desarrollar un instructivo tecnológico para acercar las definiciones entre "saber" y "hacer". Entre el futuro que no pudo aceptar y el molino de viento que inventó.

Fuente de noticia: http://www.elpatagonico.com/la-historia-del-nino-que-construyo-un-molino-porque-tenia-hambre-n1539797

Nudos de esperanza, la historia de Pulseras Candela

Con su mochila de Mickey Mouse, Carmen Mora, voluntaria del Hospital San Joan de Déu, espera en el vestíbulo principal para contarnos la increíble historia sobre las Pulseras Candelas, que ha logrado recaudar en tres años 1.000.000 de euros para la investigación del cáncer infantil.
El secreto lo lleva, precisamente, en esa mochila, donde carga, además de la materia prima de las ya célebres pulseras, un incalculable montón de solidaridad.

La historia que continúa
Todo comienza en 2013 cuando Carmen enseñó a Candela, una niña enferma de leucemia, a hacer pulseras con hilos de color para que su estancia en el hospital fuera más llevadera, así que Candela y sus compañeros de la planta octava del Hospital de Sant Joan de Déu empezaron a hacer pulseras.
 
Poco después, dos amigas de Candela, Mariona y Daniela, decidieron dar el nombre de su amiga a las pulseras y tuvieron la idea de montar una parada en su pueblo, Benicarló, para recaudar dinero y poder ayudar a Candela con su enfermedad. Lo que no se imaginaban en ningún momento es la repercusión de su humilde campaña que, en principio, solo pretendía ayudar a su amiga.
Al ver el éxito que aquello empezó a generar, amigos y familiares se implicaron en la producción de las pulseras. Poco a poco, muchas otras familias de la octava planta de Onco-hematología, también, se sumaron al proyecto. Hasta la actualidad. A día de hoy muchos grupos y entidades colaboran en la fabricación y/o distribución de las pulseras Candelas: escuelas; residencias de la tercera edad; asociaciones de vecinos; tiendas; clubes deportivos y un largo etcétera. Además, cuenta con el apoyo incondicional de la Obra social San Joan de Déu.
 
Todos los donativos recaudados pasan directamente al laboratorio de investigación del Hospital Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat. Para ello, actualmente, las familias han legalizado este proyecto como Asociación sin ánimo de lucro Pulseras Candelas, con el fin de preservar los valores y objetivos y dar así transparencia a todas las acciones.

El voluntariado

La hija de la voluntaria Carmen sufrió una enfermedad muy grave con dos operaciones de urgencia en 24 horas, “fue entonces cuando vi el trabajo de los voluntarios y pensé que si tuviera tiempo me encantaría poderlo hacer, hasta que un día que lo tuve, me acerqué y desde entonces vengo una vez por semana. Es increíble lo que recibes a cambio de dar unas cuantas horas aquí”, nos cuenta Carmen desde el vestíbulo del Hospital Sant Joan de Déu.
 
Sin imaginarse la gran repercusión que iba a tener las pulseras, Carmen muestra su felicidad sobre todo lo ocurrido: “El presupuesto anual del laboratorio para la investigación del cáncer infantil es de 1.600.000 euros aproximadamente, por lo tanto, Pulseras Candelas ha conseguido cubrir más de la mitad de la nómina de este laboratorio durante estos tres años”.
 
 
En España hay 200.000 casos al año de cáncer en adultos, frente a los 1.200 en niños. “Por eso el cáncer infantil es considerado una enfermedad rara, esto no lo sabe mucha gente y se sorprenden cuando se explica. Por eso investigar sobre el cáncer que sufren los niños no es rentable para que los laboratorios investiguen, razón por la que la financiación viene a través de ONGS, empresas privadas o de las familias y gente altruista. O en este último caso con acciones como Pulseras Candelas”, explica Carmen.

Dar respuesta

El equipo de investigación del Hospital Sant Joan de Déu dedica su cuerpo y alma a diferentes proyectos que tienen como objetivo dar respuesta a las preguntas que se plantean los oncólogos y hematólogos cuando tratan a los niños que padecen estas enfermedades. Esto se conoce como investigación traslacional, centrada en trasladar los avances científicos al paciente lo antes posible.
Así pues, los investigadores trabajan estrechamente con los médicos que atienden los pacientes. Cada vez que diagnostican un nuevo caso, analizan en el laboratorio las características del tumor para ajustar el pronóstico con los médicos y determinar así cuál es el mejor tratamiento para combatirlo. Así mismo, los oncólogos trasladan a los investigadores las preguntas para las que no tienen respuesta y los investigadores trabajan para encontrarla y ofrecer el mejor tratamiento a cada niño.
Sant Joan de Déu dispone de un laboratorio dedicado exclusivamente al estudio del cáncer infantil y es uno de los pocos centros europeos que cuenta con un banco de tumores pediátricos exclusivo con gran potencial para la investigación que, entre otras cosas, ha permitido desarrollar modelos animales de diferentes tumores. Gracias a las donaciones, los investigadores de este Hospital han generado tres ensayos clínicos a partir de la investigación original propia, incluyendo el primer ensayo clínico a nivel mundial para testar la seguridad y eficacia de una vacuna contra el glioma difuso del tronco cerebral, un cáncer propio de los niños que hoy por hoy es incurable.
Por su parte, las Pulseras Candelas ha contribuido a la investigación con 1.000.000 euros, en tres años, que corresponden a 275.000 pulseras, 550 kilómetros de hilos y 16 millones de nudos. Ha llegado a diferentes puntos de la geografía española: Mallorca, Zaragoza, Murcia, Valencia, Madrid, Cádiz o Lugo.
 
Diferentes investigaciones han demostrado que las manualidades tienen un fuerte impacto positivo tanto en nuestra salud mental como en nuestro bienestar.
 
Y, para acabar, lo más importante, según explica Carmen, “Candela ya está curada de su enfermedad, vive en su pueblo, Benicarló y ahora realiza los controles rutinarios una vez al año”.
Carmen mantiene el contacto con ella, pero ya no en hospital, sino en la Asociación de Pulseras Candelas.
 

Jóvenes abren el primer restaurante inclusivo en Ñuñoa

¿Te has puesto alguna vez en el lugar de una persona con capacidad visual o auditiva reducida?, ¿cómo enfrentaría el hecho de realizar un trámite o simplemente pedir algo en algún restaurante?
Esto último es lo que enfrenta cada día Juan, un joven que a los 2 años perdió toda la audición de su oído izquierdo producto de una meningitis, mientras que en su lado derecho padece de una hipoacusia severa profunda. Gracias a un audífono, escucha sólo un 40%. Pero esa no fue razón para quedarse de brazos cruzados.
Como le cerraron las puertas para trabajar en lo que estudió, gastronomía, optó por el emprendimiento. Hoy, él y su cuñado son dueños del restaurante "La inclusiva", ubicado en la comuna de Ñuñoa.
La idea es que no existan barreras para nadie, por lo que no sólo utilizan lenguas de señas, las cartas tienen sistema braille y se aceptan mascotas en la terraza.
 

                                                    Fuente: http:77www.24horas.cl
Foto: TVN

jueves, 2 de marzo de 2017

VIAJE AL OPTIMISMO CON PUNSET


AL OTRO LADO DEL MIEDO


NO PERMITAS QUE NADIE TE DIGA QUE NO PUEDES

Hoy quiero compartir un artículo de un espacio web que me encanta: La Mente es maravillosa
 
Una de las palabras que tal vez más escuchamos por boca de otros es “no” cuando les presentamos un proyecto. “No puedes hacer esto”, “no debes ir allí”, “no te saldrá bien”, “no deberías intentarlo”… Ante esta situación más habitual de lo que nos gustaría, la doctora y empresaria Pilar Jericó recomienda “aterrizar los miedos y ponerse en lo peor, y desde ahí defender tu sueño”.
 
 
 
Por eso hoy, Pilar Jericó será la protagonista de este artículo. Una mujer fuerte que tal vez conozcas por sus colaboraciones en diversos medios españoles. Además de doctora en organización de empresas, es licenciada en económicas y graduada en liderazgo y comportamiento por la Universidad de Harvard.
 
Precisamente esta mujer, capaz de poner en marcha empresas cuando todo parecía ir en contra, es un vivo reflejo de la lucha contra el famoso “no puedes”. Esta influencer, escritora y conferenciante nos ha enseñado el camino para salir adelante ante la adversidad con sus consejos, vicisitudes y claves para actuar cuando arrecia la tormenta social.

Jamás permita que nadie te diga que no puedes

Para Jericó, el miedo es el principal rival que tenemos. Ante un no puedes, muchas personas se aterrorizan y se paralizan. Finalmente, esta dolorosa emoción entra en nuestro ser con fuerza y nos convencemos a nosotros mismos de que realmente no podemos.
 


No obstante, el miedo es una herramienta de autodefensa necesaria. Ante situaciones alteradas, nos permite estar alerta para protegernos. Pero, llevado hasta el extremo, provoca parálisis y hasta terror, lo que desemboca en una alteración grave de nuestra conducta.






Por ello, ante el famoso no puedes que tantos te dirán, debes entender tu miedo, superarlo y actuar de forma que nadie te frene. No obstante, esto requiere de ciertos conocimientos que te ofrecemos a continuación para que te puedas elevar por encima de tus peores presagios.

Dos técnicas para superar el miedo

En este sentido, Pilar Jericó nos propone dos técnicas muy útiles para superar los miedos. Así pues, si observas que todo el mundo a tu alrededor te aterroriza y te dice que no puedes, tal vez las puedas poner en práctica y decidir si tienen razón o no la tienen.

Aterriza a la realidad

La primera técnica que propone Jericó la llama el aterrizaje a la realidad. Este caso consiste en escuchar lo que te dicen los demás y hacer propios esos comentarios. Eso, más los mismos temores que tengas, hemos de aterrizarlos para poder analizar con calma y tranquilidad.
Para entenderlo, mejor dar un ejemplo. En el caso de Jericó, que decidió marcharse a Estados Unidos a poner en marcha un proyecto estando embarazada, todo el mundo le dijo que sería imposible y le insinuó que le iría mal.
Por ello, la misma empresaria expone sus casos propios. Por ejemplo, le decían que si se iba a Estados Unidos por muchos meses, perdería clientes. Así que aterrizó su temor, lo pensó bien, habló con ellos y logró que todos lo entendiesen perfectamente. Estaba luchando por un sueño.
 

Ponte en lo peor y valora el riesgo

La segunda técnica propuesta por Pilar Jericó consiste en ponerse en la peor de las situaciones y valorar el riesgo implícito. Para ello, hemos de pensar qué puede ir mal y saber si realmente merece la pena el sacrificio y el trabajo.
Jericó, nuevamente ejemplificando consigo misma, hizo lo mismo. ¿Qué sería lo peor que le podía pasar en su aventura americana? ¿Tal vez que su inversión no terminara en buen puerto? ¿O quizá que la soledad de estar lejos de sus amigos la devolviera a la realidad?
El caso es que debemos analizar con mesura y calma cada uno de los riesgos que correremos. Una vez hecho, tenemos que saber realmente si estamos dispuestos a afrontarlos. Así pues, si decidimos que estamos preparados para asumirlos, hay que ir adelante con todas las consecuencias.
 
Por eso Pilar Jericó concluye con reflexiones muy interesantes. La vida pasa muy rápida, pero las experiencias que acumulamos nos enriquecen. Así que, si de verdad crees en algo, lo analizas y lo consideras realizable, ¿por qué no hacerlo? Tal vez sea mejor no hacer tanto caso a los “no puedes” y convertirlos en sí puedo y nadie me va a detener.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/no-permitas-nadie-te-diga-no-puedes/ (Pedro González Núñez).

miércoles, 16 de noviembre de 2016

CONTRIBUYENDO A UN MUNDO MEJOR

La Fundación Vuelve a Casa - El Almendro lanza la II Edición de la iniciativa "Vuelve a casa por Navidad", que busca ayudar a 10 personas que viven fuera de España para que puedan regresar a sus hogares esta Navidad y pasar estas fechas tan especiales con sus familiares y amigos. Para participar, los interesados deben grabar un vídeo de tres minutos de duración como máximo, y subirlo a la web www.vuelveacasapornavidad.com explicando el motivo por el que quieren regresar a España o por qué quieren que vuelva un familiar o amigo residente en el extranjero, para celebrar la Navidad. El premio consistirá en un billete de ida y vuelta, desde cualquier lugar del mundo, a la ciudad de España que indiquen y el plazo para participar abarca desde el 11 de noviembre hasta el 8 de diciembre de 2016. El certamen consta de dos fases. En un primer momento se realiza una selección de los vídeos presentados, donde es necesario reunir un mínimo de 30 votos públicos que permiten acceder a la fase final, si bien el número de votos no será tenido en cuenta para la elección de los ganadores. Para conseguir llegar a la final, los participantes pueden compartir el enlace a su vídeo con sus familiares y allegados.
 


consigue-votos

jueves, 31 de diciembre de 2015

¡Propósitos de nuevo año! ¡Seguir este Credo!

Para poner el broche de oro al año que termina quiero recuperar un post antiguo en el que espero encontréis la chispa de motivación para iniciar con buenos propósitos el 2016. Se trata del Decálogo de diez promesas escrito por Christian D. Larson, que pueden hacer que el que las cumpla a conciencia se vea lleno del poder del optimismo y la alegría.









~ El Credo para Optimistas ~


1.Prometo que me volveré tan fuerte que nada podrá alterar mi calma interior. Pondré mi fe en una gran altura y dependeré de mis propias habilidades internas para superar cualquier “montaña”.

2.Prometo que hablaré sobre buena salud, felicidad y prosperidad con toda persona que conozca, evitando los comentarios negativos y sólo veré el lado positivo de cualquier asunto, no chismorrearé y hablaré sólo de los aspectos felices de las noticias de cada día.

  3.Prometo hacer que todos mis amigos sientan que hay algo importante y reconfortante dentro de ellos. Les daré valor y coraje, permitiéndoles compartir mi nuevo optimismo.

4.Veré el lado brillante de todo lo que mire y escuche. Evaluaré toda situación desde el punto de vista de lo bueno, no de lo malo. Me alejaré de los que predicen el mal y los derrotistas. Me voltearé ante la nube negra y encontraré la “línea de oro”.

  5.Prometo que pensaré sólo en lo mejor, trabajaré para cumplir sólo lo mejor y esperaré sólo lo mejor, porque yo me merezco sólo lo mejor.

  6.Prometo ser tan entusiasta ante el éxito de los demás como lo soy con el mío propio. Celebraré las alegrías de mis amigos con el mismo fervor que pongo para confortarlos en sus penas.

7.Prometo que olvidaré los errores del pasado y presionaré en los grandes logros del futuro, cerraré la puerta del ayer, trabajaré positivamente a través del ahora y me anticiparé con entusiasmo a las alegrías del mañana.

8.Prometo que trataré de mirar siempre amistosamente, dedicando una sonrisa a cualquier criatura viviente que encuentre. Pronto tendré un gran cúmulo de sonrisas detrás de mí.

9.Prometo que pasaré tanto tiempo mejorándome a mi mismo que no tendré tiempo para criticar a los demás.

10.Prometo que seré demasiado grande para preocuparme, demasiado noble para enojarme, demasiado fuerte para temer y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas. Decidiré brillar de ahora en adelante con un nuevo optimismo y espíritu positivo. No importa lo difícil que algo sea, ¡sé que puedo hacerlo, nada es imposible para mí!.