domingo, 26 de febrero de 2012

Optimismo racional

Publiqué hace una semana una entrada titulada "El optimismo es bueno o malo", defendiendo la postura de un optimismo inteligente en el que uno sea consciente de sus limitaciones y de aquello que se propone conseguir, porque si no sabe gestionar esto adecuadamente caerá en el sesgo optimista de pensar que las cosas saldrán bien porque sí, sin que uno haga nada por ellas. En este sentido es gratuito generarse expectativas, el problema es la frustración posterior cuando no se cumplen (¿tenías un plan de acción, eran realistas los objetivos, fuiste justo contigo y tus capacidades a la hora de planteártelos?...quizás tocaba reajustar la expectativa por el camino...)

Abogo por el optimismo racional, trabajado en aras de generarse unas expectativas adecuadas y ajustadas a los recursos y capacidades que cada cual tiene o es capaz de desarrollar esforzándose por ellas a través del ingenio y la voluntad ( Ver Enseñanza de Epícteto).

A este respecto y en esta línea aparece un artículo publicado hoy en El Mundo titulado "De optimismo también se muere" que os dejo para que leáis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario