miércoles, 11 de abril de 2012

El hombre más feliz del mundo ha visitado Madrid

Matthieu Ricard ha estado en Madrid participando en el II Congreso Internacional de la felicidad.

Os dejo un artículo publicado en prensa en El mercantil valenciano que recoje la increíble historia de este hombre:

"Nació en París en 1946 y es hijo del destacado filósofo Jean-François Revel.Obtuvo el doctorado en genética molecular en el instituto Pasteur y trabajó con el Nobel de Medicina François Jacob pero, tras su tesis doctoral en 1972, decidió abandonar su carrera científica y concentrarse en la práctica del budismo tibetano. Es escritor, fotógrafo, miembro del Mind and Life Institute, solidario y asesor del Dalai Lama. Y es el hombre más feliz del planeta.

No es una forma de hablar, sino una evidencia científica. En abril de 2007, fue considerado como tal tras años de estudio de su cerebro mediante resonancias magnéticas en el laboratorio de neurociencia afectiva de la universidad de Wisconsin. Durante tres años, la cabeza de Ricard fue sometida a todo tipo de estudios. Desbordó todas las previsiones. Solo mostraba emociones positivas. Al parecer, la clave está en llegar a controlar y suprimir las negativas.

Aunque las cifras de Ricard sorprendieron a los propios científicos, en los experimentos neurológicos llevados a cabo por el equipo de Richard J. Davidson, los mayores registros de felicidad siempre fueron detectados en monjes budistas que practican a diario la meditación.
El "monje feliz" lleva una vida contemplativa en el monasterio nepalí de Shechen, todo el dinero que gana de la venta de su libros lo entrega a caridad y es célibe. En su libro Defensa de la felicidad, sostiene que la felicidad es "un tesoro escondido en lo más profundo de cada persona" y no cree que todo el mundo deba seguir su camino. Culto, educado, de modos suaves y exquisitos, es el único europeo que conoce el tibetano clásico, mano derecha del Dalai Lama y recibió la Orden Nacional Francesa.
...
El cerebro de Ricard superó las previsiones
Durante tres años, la cabeza de Ricard fue sometida en el Laboratorio de la Universidad de Wisconsin a resonancias magnéticas nucleares y su cerebro conectado a 256 sensores para detectar sus niveles de estrés, irritabilidad, enfado, placer, satisfacción y otras sensaciones. En una tabla que iba de 0,3 (muy infeliz) a -0,3 (muy feliz) obtenida tras realizar test a cientos de voluntarios, Matthieu logró -0,45, sobrepasando los propios límites marcados en el estudio. Nadie ha superado aun sus indicadores. Los investigadores, que le otorgaron en 2007 el título de "el hombre más feliz de la Tierra", creen que este modelo podría ayudar en la lucha de enfermedades mentales como la depresión".

No hay comentarios:

Publicar un comentario