miércoles, 11 de abril de 2012

Receta de la felicidad de Luis Rojas Marcos

Como en estos días la prensa está cubriendo el Congreso de la felicidad del que os vengo poniendo los últimos post os traigo un extracto de un artículo publicado en el Diario de Ávila sobre la intervención del prestigiodo psiquiatra Luis Rojas Marcos:


"Receta de la felicidad: hablar, cultivar a los amigos y a la familia, hacer un poco de deporte, pensar en positivo, diversificar las parcelas de la vida, una porción razonable de autoestima y mucho sentido del humor".

"Rojas abrió fuego asegurando que cada vez que aterriza en España se pregunta por qué la mujer española es una de las tres más longevas del planeta: «Porque habla mucho». «Valentín Fuster dice que hablar es bueno para el corazón y yo digo que también para la mente», señaló. Codificar las emociones negativas, como el miedo, hace que éstas pierdan intensidad, por eso hablar es uno de Los protectores de la felicidad, y éste fue, precisamente, el tema principal de su conferencia.
Además, el profesor de Psiquiatría en la Universidad de Nueva York añadió otros ingredientes en el cocktail de la felicidad o de la «satisfacción con la vida en general», expresión que utiliza en sus clases. En su opinión, ese sentimiento debe ser «estable» y no fruto de un momento o de un hecho concreto. La posibilidad de ser felices, añadió Rojas Marcos, «viene en los genes». «Todos podemos serlo», añadió.
 
Así, la felicidad es un cocktail formado por las relaciones afectivas con otras personas: familia, amigos, colegas profesionales… En el que ayuda la práctica de algún tipo de deporte o actividad puramente física, que ayuda a mantener la disciplina y el control. Apuntó que «las personas que tienden a tomar el control de situaciones complicadas protegen su felicidad más que los que responden con frases como lo que Dios quiera o es cuestión de suerte».
 
El especialista también destacó que hay que mantener una buena dosis de sentido del humor. De este modo, contó una anécdota personal. Poco antes de morir, le preguntó a su madre si prefería entierro o incineración, y ella respondió: «Dame una sorpresa»".
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario