martes, 17 de abril de 2012

Saroo, el niño indio perdido que encontró su casa con Google Earth 26 años más tarde

De vez en cuando os traigo una historia optimista explayándome en su contenido debido a que los detalles de las mismas lo merecen. En esta ocasión un amigo que vive en Londres me ha puesto en conocimiento de una noticia publicada en la BBC que me he tomado las molestias de traducir para poderla incorporar al blog.
  • 1981: nace Saroo.
  • 1986: se pierde y comienza a mendigar viviendo en las calles de Calcuta.
  • 1987: es adoptado por familia australiana con residencia en Tasmania.
  • 2011: encuentra su lugar de origen en Google Earth.
  • 2012: se reúne con su madre en la población de Khandwa.
En 1986 Saroo tenía cinco años cuando se perdió. Viajaba con su hermano mayor, que trabaja como barrendero en los trenes de la India. "Fue a altas horas de la noche. Nos bajamos del tren, estaba tan cansado que me senté en la estación, y me quedé dormido".
Ese fatídico sueño determinaría el resto de su vida. "Pensé que mi hermano volvería, pero cuando me desperté no estaba por ninguna parte. Ví un tren en frente de mí y pensé que debía estar en él. Así que decidí entrar esperando encontrarle. "
Saroo no encontró a su hermano en el tren. En lugar de ello, se quedó dormido y tuvo un shock cuando despertó 14 horas después. A pesar de que no se lo podía creer al principio, había llegado a Calcuta, la tercera ciudad más grande de la India.

"Estaba absolutamente asustado. No sabía dónde estaba. Empecé a buscar gente y a hacerles preguntas."

Pronto estaba durmiendo a la intemperie. "Es un lugar muy aterrador para estar. No creo que a ningún padre o madre le gustara tener a su hijo de cinco años, vagando solo en los barrios pobres y estaciones de trenes de Calcuta."
El pequeño aprendió a valerse por sí mismo. Se convirtió en un mendigo, uno de los muchos niños que piden limosna en las calles de la ciudad. "Tuve que ser muy cuidadoso. No se podía confiar en nadie." Una vez que se le acercó un hombre que le prometió alimentos, refugio y el regreso a casa. Pero Saroo sospechaba. "En última instancia creo que iba a hacer algo que no era agradable para mí, así que me escapé."
Finalmente Saroo fue llevado a un orfanato, y lo dieron en adopción. Fue adoptado por los Brierleys, una pareja de Tasmania. "Acepté que me había perdido y que no podía encontrar mi camino de vuelta a casa, así que pensé que era genial, me iba a Australia".
Saroo se asentó bien en su nuevo hogar. Pero a medida que fue creciendo el deseo de encontrar a su familia de origen se hizo cada vez más fuerte. El problema era que debido al analfabetismo de aquel niño de cinco años, no sabía el nombre de la ciudad de la que había venido. Todo lo que tenía para continuar eran sus propios recuerdos. Entonces comenzó a usar Google Earth para buscar dónde podría haber nacido.
"Era como ser Superman. Se trataba de que partiendo de una imagen mental me preguntaba " ¿se corresponde? Y cuando era que no, seguí adelante y seguía y seguía. "
Finalmente Saroo ideó una estrategia más eficaz. «multipliqué el tiempo que estuve en el tren, cerca de 14 horas, por la velocidad de los trenes de la India y me salió una distancia aproximada de 1.200 kilómetros."



Dibujó un círculo en un mapa con centro en Calcuta, con un radio en torno a la distancia que pensaba que había viajado. Aunque parezca increíble, pronto descubrió lo que estaba buscando: Khandwa. "Cuando lo encontré, zoom hacia abajo, exploté. Me ubiqué en el final de la cascada, donde solía jugar."
Pronto se dirigió a Khandwa, la ciudad de su infancia. Finalmente encontró su propia casa en el barrio de Ganesh Talai. Pero no era lo que había esperado. "Cuando llegué a la puerta estaba cerrada, como si nadie hubiera vivido ahí por mucho tiempo."
Saroo tenía una fotografía de sí mismo de cuando niño y todavía recordaba los nombres de su familia. Un vecino dijo que su familia se había mudado.
"Otra persona vino y luego una tercera persona se presentó, y es entonces cuando dio en el clavo. Me dijo: 'Espera aquí un momento y estaré de vuelta." Y cuando él volvió después de un par de minutos dijo: "Ahora voy a llevarte con tu madre."
"Me sentí aturdido y pensé: '¿he escuchado lo que creo que he escuchado?'"
Saroo fue llevado a conocer a su madre que vivía cerca. Al principio no la reconoció.
 "La última vez que la vi tenía 34 años y era una mujer bonita, el paso del tiempo hizo su mella. Sin embargo, la estructura facial todavía estaba allí y la reconocí y dije: 'Sí, tú eres mi madre”.
"Ella me agarró de la mano y me llevó a su casa. No me podía decir nada.
 A pesar de que había temido durante mucho tiempo que estaba muerto, un adivino le había dicho a la madre de Saroo que algún día iba a ver a su hijo. "Creo que el adivino le dio un poco de energía para vivir y para esperar que ese día lleguase."
 Y qué decir del hermano con el que originalmente se había ido Saroo de viaje? Por desgracia, las noticias no eran buenas. "Un mes después de mi desaparición mi hermano fue encontrado en dos piezas en una vía férrea."
 "Estábamos muy cerca, y cuando salí de la India lo desgarrador para mí fue saber que mi hermano mayor había muerto."
 Durante años Saroo Brierley se fue a dormir deseando poder ver a su madre y su familia biológica. Ahora que la tiene, se siente muy agradecido y se ha mantenido en contacto con su familia recién descubierta.
 "Me he quitado un peso de los hombros. Duermo mucho mejor ahora."
Ya hay quien piensa en hacer de esta historia una película.





No hay comentarios:

Publicar un comentario