sábado, 16 de junio de 2012

Un Guardia Civil salva la vida a un joven que se había metido una sobredosis

Francisco Andujar acababa de llegar a su puesto de vigilancia de la Asamblea de Madrid. Eran cerca de las siete de la mañana y se acercó uno de los agentes de seguridad que prestan servicio en la puerta de la Cámara regional: “hay un hombre tendido en el suelo”.Andújar cruzó la acera y vio como Sergio, un hombre joven, estaba con los ojos en blanco, la mirada perdida, tirado en el suelo balbuceando. Nadie le hacía caso. Se acercó rápidamente y apreció que tenía una jeringuilla clavada en el brazo.
El agente Francisco Andujar aplicó las técnicas que le han enseñado en la Guardia Civil y retiró la jeringuilla del brazo a Sergio. Y comenzó a aplicarle masajes en el pecho porque comprobaba que estaba sin pulso y perdiendo la consciencia. Llamó al 112 que le envió una ambulancia del Samur.

Cuando llegaron los médicos del Samur le felicitaron por su trabajo. Personas que conocen el caso, que se produjo el pasado 31 de mayo y que se ha conocido ahora, afirman que el agente Andujar salvó la vida a Sergio.
“Lo único que hice fue ayudar a un ciudadano con lo que nos han enseñado en la Guardia Civil. Estamos para ayudar a las personas que están en apuros y Sergio estaba muy mal”, dijo a elmundo.es, orgulloso del cuerpo en el que trabaja, el agente Francisco Andujar.

Fuente: http://www.elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario