jueves, 26 de julio de 2012

Guía mental para sobrevivir a la debacle que nos espera

El miedo al “¿y si…?” es el nombre que recibe uno de los comportamientos más comunes en la sociedad contemporánea. Acosado permanentemente por señales negativas y noticias cada vez peores, es fácil que cualquier individuo se lance a una espiral de negatividad irracional en la que considere que el porvenir sólo puede traer cosas malas. Si en el célebre cuento de la lechera su protagonista terminaba perdiéndolo todo debido a sus delirios de grandeza, en estas situaciones de crisis ocurre lo mismo pero en sentido inverso: terminamos hundiéndonos como consecuencia de nuestros propios miedos sobre lo que nos deparará el futuro.

En psicología se conoce como pensamiento catastrófico el que lleva a pensar sólo en las consecuencias negativas de cada acontecimiento, provocando ansiedad e incertidumbre y olvidando lo positivo. Un problema que se convierte en epidemia en momentos especialmente traumáticos o estresantes. Podría decirse que dicho problema cognitivo se ha extendido a toda una sociedad expuesta a diario a una sucesión de informaciones (económicas, sobre todo) cada vez más negativas. La psicología ha defendido cómo muchas veces recurrimos al miedo para tratar nuestros problemas.

"Cuando las amenazas son importantes, sentir miedo puede ser aún peor, incluso desastroso en el caso de que no hagamos nada más", señalaba el profesor de antropología social australiano Kay Milton en un artículo llamado, precisamente, Miedo al futuro. "Hay una circunstancia en la que nos decantamos por administrar nuestro miedo antes que por buscar una solución: cuando la amenaza es tan grande o compleja que nos hace sentir indefensos. En esa coyuntura, intentamos manejar nuestro miedo porque no nos imaginamos solucionando el problema". Es un marco bastante similar al que atravesamos como sociedad, y que suele aparecer "ante peligros estadísticamente probables", como señala el autor.

Continuar leyendo

Fuente: El confidencial

No hay comentarios:

Publicar un comentario