lunes, 29 de octubre de 2012

Credo para optimistas

Norman Vincent Peale, autor del libro “El Poder del Pensamiento Positivo”, hace referencia en él al denominado “Credo para Optimistas”, un decálogo de diez promesas escrito por Christian D. Larson, que pueden hacer que el que las cumpla a conciencia se vea lleno del poder del optimismo y la alegría.

~ El Credo para Optimistas ~

  1. Prometo que me volveré tan fuerte que nada podrá alterar mi calma interior. Pondré mi fe en una gran altura y dependeré de mis propias habilidades internas para superar cualquier “montaña”.
  2. Prometo que hablaré sobre buena salud, felicidad y prosperidad con toda persona que conozca, evitando los comentarios negativos y sólo veré el lado positivo de cualquier asunto, no chismorrearé y hablaré sólo de los aspectos felices de las noticias de cada día.
  3. Prometo hacer que todos mis amigos sientan que hay algo importante y reconfortante dentro de ellos. Les daré valor y coraje, permitiéndoles compartir mi nuevo optimismo.
  4. Veré el lado brillante de todo lo que mire y escuche. Evaluaré toda situación desde el punto de vista de lo bueno, no de lo malo. Me alejaré de los que predicen el mal y los derrotistas. Me voltearé ante la nube negra y encontraré la “línea de oro”.
  5. Prometo que pensaré sólo en lo mejor, trabajaré para cumplir sólo lo mejor y esperaré sólo lo mejor, porque yo me merezco sólo lo mejor.
  6. Prometo ser tan entusiasta ante el éxito de los demás como lo soy con el mío propio. Celebraré las alegrías de mis amigos con el mismo fervor que pongo para confortarlos en sus penas.
  7. Prometo que olvidaré los errores del pasado y presionaré en los grandes logros del futuro, cerraré la puerta del ayer, trabajaré positivamente a través del ahora y me anticiparé con entusiasmo a las alegrías del mañana.
  8. Prometo que trataré de mirar siempre amistosamente, dedicando una sonrisa a cualquier criatura viviente que encuentre. Pronto tendré un gran cúmulo de sonrisas detrás de mí.
  9. Prometo que pasaré tanto tiempo mejorándome a mi mismo que no tendré tiempo para criticar a los demás.
  10. Prometo que seré demasiado grande para preocuparme, demasiado noble para enojarme, demasiado fuerte para temer y demasiado feliz para permitir la presencia de problemas. Decidiré brillar de ahora en adelante con un nuevo optimismo y espíritu positivo. No importa lo difícil que algo sea, ¡sé que puedo hacerlo, nada es imposible para mí!.






No hay comentarios:

Publicar un comentario