lunes, 5 de noviembre de 2012

Cuento optimista

EL CONSEJERO DEL REY
 
Cuentan que un rey tenía un consejero que ante circunstancias adversas siempre decía: "que bueno, que bueno, que bueno". Un día estando de cacería, el rey se cortó un dedo del pie y el consejero exclamó: "que bueno, que bueno, que bueno".

El rey, cansado de esta actitud, lo despidió y el consejero respondió: "que bueno, que bueno, que bueno". Tiempo después, el rey fue capturado por una tribu para sacrificarlo ante su dios. Cuando lo preparaban para el ritual, vieron que le faltaba un dedo del pie y decidieron que no era digno para su divinidad al estar incompleto, dejándolo en libertad.

El rey ahora entendía las palabras del consejero y pensó: "que bueno que haya perdido el dedo del pie, de lo contrario ya estaría muerto".
 
Mandó llamar al palacio al consejero y le agradeció. Pero antes le preguntó por qué dijo "que bueno" cuando fue despedido. El consejero respondió: "si no me hubieses despedido, habría estado contigo y como a ti te habrían rechazado, a mí me hubieran sacrificado".

La vida es como un laberinto, con muchos caminos por tomar. En el diario caminar podemos estrellarnos contra las paredes cuando las circunstancias son difíciles. Pero hay que tomar una actitud positiva como la del consejero de la historia. Para cualquier dificultad en la vida existe una razón que muchas veces escapa a nuestra perspectiva y no entendemos en el momento.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada