domingo, 18 de noviembre de 2012

Despedida a un payaso

Aunque la muerte de alguien pueda parecer una mala noticia de las que no tienen hueco en Infoptimismo, no puedo dejar pasar el fallecimiento del payaso Miliki para despedirle desde la alegría, y es que si cuando venimos a este mundo  lloramos mientras los demás ríen, al morir debería ocurrir que pudiéramos reír mientras los demás nos lloran y creo, que eso es lo que ha conseguido Emilio Aragón, quien, con su profesión de payaso, ha arrancado las sonrisas de los corazones de varias generaciones de niños y niñas . La familia dice que se ha ido preparado y tranquilo. D.e.p.
 
Emilio Aragón 'Miliki' en una imagen de archivo. / EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario