domingo, 4 de noviembre de 2012

El secreto de la larga vida

 

      El periodista de National Geographic Dan Buettner ha recorrido durante los últimos años, a lomos de su inseparable bicicleta, todo el planeta para descubrir aquellos lugares donde se vive más tiempo, a los que ha denominado “zonas azules” del mundo y cuyos destinos recogió en un volumen llamado Blue Zones: Lessons for Living Longer from the People who’ve Lived the Longest (National Geographic).
 
      Ninguno de los centenarios que se encontró había corrido una maratón ni realizaba ejercicio diario. Sin embargo, sí es cierto que la mayor parte de ellos se habían visto obligados a llevar a cabo trabajos que exigían determinadas cualidades físicas, y por lo tanto, se encontraban en buena forma una vez entrados en su vejez.
Aunque a Buettner no le hizo falta irse muy lejos para comprobar las consecuencias positivas de un buen vaso de vino a las nueve de la mañana: en Cerdeña, Buettner fue abatido de un puñetazo por Giovanni Sannai, un leñador de 104 años que seguía cortando madera cada día a pesar de superar el siglo. Lo que Buettner resalta es que el leñador era considerado un ejemplo a seguir por sus conciudadanos que, como describía, le paraban por la calle para pedirle consejo. “Así es como funcionan las cosas en esta zona azul: cuanto mayor eres, más te quiere la gente”. Así que parece ser que aprender de nuestros mayores no es mala opción si queremos prolongar nuestra longevidad.
 
Socializa y vive eternamente
 
      Lo que Buettner descubrió al lado de su casa, en California, es que socializar es esencial. En la comunidad de adventistas californianos, Buettner descubrió cómo sus miembros dedicaban la mayor parte del día a entablar relaciones con sus más allegados. En total, hasta siete horas al día dedicadas a intercambiar opiniones con sus más allegados. “La gente más feliz en este planeta socializa unas siete horas al día”, señalaba el viajero en su libro. Algo que también se refleja en la vida laboral, como recuerda el periodista de National Geographic: “El gran determinante para saber si vas a ser feliz o no en tu trabajo, es si tienes a tu mejor amigo allí, mucho más que el dinero que cobras”.
 
      Otro factor clave es poder contar con la seguridad financiera necesaria, mucho más que disfrutar de una avalancha de cambios constantes en tu vida diaria, que pueden resultar llamativas en el corto plazo pero que a la larga no son más que desestabilizantes. Con la salvedad, claro está, de aprender una nueva habilidad, algo que Buettner recomienda encarecidamente: “Aprender a tocar un nuevo instrumento, o adquirir un nuevo idioma, genera grandes beneficios en los años venideros”, señala el escritor. Además, Buettner añadía que lo importante, como no podía ser de otra forma, no es preocuparse por lo material: “Nunca me he preocupado por el dinero, sólo he seguido lo que realmente me interesa”, gusta de señalar el autor, que asegura que una vez están cubiertas las necesidades básicas, el dinero es trivial, a pesar de que ha conseguido colocar varios cientos de miles de ejemplares de su libro que, no obstante, aún no ha sido traducido al castellano.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario