jueves, 1 de noviembre de 2012

Entrevista a Emilio Duró

Emilio Duró, gurú del optimismo, arrasa en YouTube.

 
Emilio Duró es algo así como el colmo del optimismo: un español que pregona que "vivimos el mejor de los tiempos" como si la crisis no fuera con él. Pero su discurso -un popurrí en el que caben psicología, medicina, autoayuda y sentido común- ha calado hondo. Tanto que desde hace dos años, cuando alguien colgó una conferencia suya en YouTube ( ver video abajo), recibe 50 peticiones a la semana para dar charlas sobre la felicidad.







 
Con un lenguaje llano, y entre chiste y chanza, este administrador de empresas desgrana consejos que si no te cambian la vida por lo menos te hacen reír. Esta semana visitó a Bogotá, invitado por la Escuela de Negocios Aden; y EL TIEMPO habló con él.
 
¿Cómo se convirtió en el gurú del optimismo?
Siempre he sido un privilegiado, pero en un momento de mi vida me di cuenta de que el dinero y el poder no me hacían feliz, que no me cuidaba lo suficiente, que vivía de mal humor, que no dedicaba tiempo a mi familia...
 
Pero Groucho Marx decía que la felicidad está en las pequeñas cosas: un pequeño yate, una pequeña mansión...
Está claro que las comodidades nos alegran la vida, pero cuando uno pierde las ganas de vivir, desde el yate de lujo solo se busca el lugar más hondo del océano para arrojarse.

La depresión es una suerte de plaga del siglo XXI. ¿Por qué?
Porque vivimos más. Hemos pasado en menos de 200 años de luchar por sobrevivir y tener una esperanza de vida de menos de 40 años a tener que luchar por 'vivir felizmente' durante casi 100 años. Solo hasta hace poco, la medicina ha pasado de buscar poner años a la vida, a poner vida a los años.
 
¿De verdad cree que vivimos el mejor de los tiempos?
Nuestros antepasados vivían mucho peor que nosotros y nuestros hijos vivirán mucho mejor. Pensemos solo en los medicamentos, las comodidades, los conocimientos, las posibilidades de viajar que tenemos hoy... Somos afortunados.
 
Pero, ¿cómo decirle a alguien que ha perdido su empleo o a un ser querido que es un afortunado?
Tiene razón, es fácil ver la parte positiva cuando todo va bien y muy difícil cuando las cosas se tuercen. Pero con casi 100 años de esperanza de vida todos vamos a tener golpes duros que nos harán dudar de nosotros.
 
¿Cuál es la diferencia clave entre un pesimista y un optimista?
Que el pesimista supedita su futuro a las circunstancias y el optimista cree tener el futuro en sus manos. Cuando hay un problema, el primero busca culpables y el segundo, soluciones. Solo el 18 por ciento de la población pertenece al último grupo.

Aparte de la cercanía con los seres queridos, ¿qué otros aspectos hay que cuidar?
El cuerpo, haciendo deporte, tomando complejos vitamínicos y practicando la relajación; y el intelecto, leyendo y siendo curioso, para que no se nos mueran las conexiones neuronales. También hay que ayudar a otros. No conozco a ninguna persona que dedique su vida al servicio a los demás y que no sea feliz.
 
¿Cuál es el mayor enemigo de la felicidad?
El miedo, que heredamos de nuestro pasado cavernícola. Hace que no variemos costumbres, (miedo al cambio); no intentemos luchar por nuestros sueños (miedo al fracaso) o hagamos lo que les gusta a los demás, aunque a nosotros nos desagrade (miedo al rechazo).
 
¿Qué ganamos viendo el vaso medio lleno?
Mucho. Sabemos, por ejemplo, que los optimistas viven unos cinco años más y rinden en el trabajo entre el 65 y el 100 por ciento más que las personas normales.
 
Sus tesis no difieren mucho de las de decenas de libros de autoayuda. ¿Por qué cree que ha tenido tanto éxito?
La verdad, no lo sé. Quizás porque nunca he sido un triunfador y las personas que me escuchan sienten que son muy parecidas a mí. No soy un experto en optimismo; soy un simple aprendiz que unos días se levanta feliz y otros se quedaría en la cama.
 
Frases que lo han hecho famoso
"Un perro no es feliz cuando come, sino cuando le estás preparando la comida. La felicidad no viene de conseguir algo sino de tener motivos por los cuales levantarse cada mañana".
 
"No hay nada peor que te vaya bien en un trabajo que odias. Si tienes un empleado que no está feliz échalo".

"El 99 por ciento de todo lo que preocupa a la gente son cosas que nunca han pasado ni pasarán".

Fuente: http://www.eltiempo.com
ALEJANDRO BAENA
Redacción Domingo

No hay comentarios:

Publicar un comentario