jueves, 29 de noviembre de 2012

La Comunidad de Madrid cede a Cáritas 1000 viviendas para familias desahuciadas

La Comunidad de Madrid ha cedido a Cáritas unas 1.000 viviendas para acoger a familias desahuciadas, que deberán pagar un alquiler de en torno a 200 euros, aunque podría llegar a 40 euros, a través de un convenio de cinco años de duración, con posibilidad de ampliarse.
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González; el consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Pablo Cavero, y el director de Cáritas Madrid, Julio Beamonte, han firmado el convenio, que para el presidente regional es "muy importante" y con el que se quiere "contribuir a dar esperanza a muchas familias madrileñas que en estos momento de crisis lo están pasando muy mal y se están viendo privadas de sus viviendas".
El perfil es el de un hombre de 45 años, parado de larga duración y con desestructuración familiar

González ha indicado que la medida va destinada familias que han sido desahuciadas no porque no quieran pagar su hipoteca, sino porque por las circunstancias económicas en las que nos encontramos no lo están pudiendo hacer. De esta forma "se ven privadas de la casa, del entorno familiar", lo que supone "un drama personal y familiar" que es lo que se están intentando paliar.
El presidente ha señalado que comprar una vivienda es una decisión vital para muchas familias, sobre todo en España, "donde el sentimiento de propiedad de la vivienda está muy arraigado".
Asimismo, ha indicado que el desahucio constituye un "fenómeno de desectructuración de la propia familia, por lo que el hecho de garantizarles un sitio donde vivir en unas condiciones dignas supone contribuir a la convivencia de la familia, que es necesaria".
González ha recordado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid ya ha intentado "transparentar el mercado hipotecario" dentro de sus competencias, "pero la situación actual de crisis desborda la realidad y el fenómeno de los desahucios está muy extendido".
 
Así, aunque se ha manifestado partidario de "primar el derecho y la seguridad jurídica para que todo el mundo sepa que tiene que hacer frente a sus responsabilidades legales", ha destacado la necesidad de poner en marcha "mecanismos que ayuden a paliar situaciones especialmente complicadas".
Según González, la Comunidad pensó que "una de las posibles ayudas" era la cesión, a través del IVIMA, de estas viviendas que en estos momentos se encuentran deshabitadas, por eso inició las conversaciones con Cáritas con el objetivo de poner en marcha esta iniciativa.
 
Cáritas se encargará del acondicionamiento de esas viviendas por medio de un programa de voluntariado, antes de ponerlas a disposición de familias "en especiales circunstancia de dificultades económicas y que se hayan visto privadas de otra". Se trata de viviendas entre 70 y 90 metros cuadrados que llevan tiempo deshabitadas y en la que hay que arreglar algún desperfecto.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario