jueves, 22 de noviembre de 2012

Un anónimo dona 8.500 euros y evita el desahucio de una familia de Vigo

Un donante anónimo ha entregado 8.500 euros a Efraín Motos Fernández, el vecino de Vigo a quien este mes le han subastado la vivienda por no poder pagar la hipoteca. Este dinero será suficiente para poder ponerse al día en el pago de impuestos como la contribución, la comunidad y otros gastos, que el banco con el que contrató la hipoteca no quiso asumir para aceptar la dación en pago.
Los afectados residen en la calle Lalín y tienen una hija de 7 años, que padece una enfermedad rara que requiere una atención permanente. La Voz y V Televisión contaron la historia de esta familia el pasado día 3; otras televisiones se hicieron eco de la misma y el anónimo contactó con La Sexta para localizar a la familia y realizar la donación.
Efraín Motos acudirá hoy por la mañana a Novagalicia Banco con el dinero para entregarlo, lo que le permitirá formalizar la dación en pago. Esta familia optará además al primer alquiler social de la ciudad.
 
El matrimonio subsistía hasta ahora con sus tres hijos, de 4, 7 y 11 años en un piso que todavía estaban pagando, pero desde que se quedaron sin trabajo hace dos años dejaron de poder abonar la hipoteca. Cobraban 520 euros de la pensión de su hija enferma, pero afirman que desde hace dos meses esta prestación sufrió un recorte y los ingresos se quedaron en 442 euros mensuales.
Su situación llegó a ser tan extrema que llegaron a estar en la vivienda con velas, debido a que les cortaron la luz para no poder pagar la factura. Había que priorizar y primero eran los libros de texto del colegio de los niños. La vida de esta familia no siempre fue así. Hasta hace pocos años tenían ingresos suficientes para mantenerse dignamente. El matrimonio ganaba unos 2.000 euros mensuales con la venta ambulante. En la casa nunca faltaba de nada y aún ahorraban dinero para irse de vacaciones. Pero la enfermedad de su hija obligó a la madre a dejar de trabajar. La demanda cayó después por la crisis. «Esto es una rueda, tú no cobras y entonces no me compras; llegó un momento en el que no ganábamos ni para gasolina», recordaba.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario