jueves, 6 de diciembre de 2012

Optimismo para torpes



Carlos Hernández
Foto: FERNANDO AGUILAR

Carlos Hernández lanza Optimismo para Torpes un libro que nos enseña que, en época de crisis, ser optimista es una obligación ética. La obra, con prólogo de Javier Urra y con ilustraciones de Forges, trata de descubrir por qué las personas optimistas son más felices y tienen mayor calidad de vida, cuáles son los beneficios de esta práctica, y sobre todo, cómo podemos entrenar y desarrollar un optimismo proactivo y útil.
En tiempo de crisis e incertidumbre, donde las cosas no siempre suceden como nos gustaría, son necesarias altas dosis de optimismo para generar cambio y crear oportunidades de mejora. Es la premisa de la que parte el autor, licenciado en Sociología y en Periodismo y Diplomado en Trabajo Social.
Pero Optimismo para Torpes no busca generar optimismo militante y perenne inducido por arte de magia, sino que nos muestra cuáles son los secretos para mantener un optimismo inteligente y un pensamiento positivo a pesar de las dificultades.
Muchas veces buscamos un empujón de ánimo en cosas o personas, y realmente donde lo vamos a encontrar es dentro de nosotros mismos, señala el autor que en su libro nos alerta sobre las personas que roban energía y que generan, en un caldo de cultivo propicio para ello como es la actual crisis, un ambiente de desanimo y negativismo.
En esta obra publicada por Oberon, se estudia también la relación que tiene el optimismo con otras cualidades como la flexibilidad, la automotivación o el sentido del humor.
Optimismo para Torpes es un libro práctico, con muchos ejemplos para mostrar al lector que existe un lenguaje optimista, que el optimismo se contagia, o lo importante que es tener sueños y objetivos y comprometerse con ellos.
El optimismo, afirma Hernández, es una actitud de agradecimiento a la vida, de confianza en el otro y de aliciente para uno mismo. "Estamos ante un buen libro, que se va a disfrutar leyéndolo", promete Javier Urra en el prólogo. Y eso, en los tiempos que corren... ya es mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario