martes, 4 de diciembre de 2012

Rojas Marcos facilita en su último libro recetas para la felicidad

El psiquiatra Luis Rojas Marcos insta a cultivar, como si de un jardín se tratase, las parcelas de nuestra vida que contribuyen a nuestra satisfacción personal. Aconseja estos "protectores naturales de la felicidad" que todos podemos poner en práctica. Porque nada hay más importante en este mundo que nuestro bienestar físico y emocional, asegura.
Rojas Marcos da todos estos consejos en el libro Secretos de la felicidad. Déjate guiar por tu instinto y disfruta de la vida (Espasa). Pero antes de empezar la sosegada charla con 20 minutos, recuerda:
"Este volumen no asegura la felicidad. Hay que poner de nuestra parte".
Nacemos con genes programados para proteger nuestra satisfacción El mensaje fundamental de este libro es, para Rojas Marcos, que nacemos "con genes programados para proteger nuestra satisfacción", así que "todos podemos evitar y afrontar" situaciones que la pongan en peligro. "El sufrimiento emocional tratamos de evitarlo de forma natural", remarca.
Y refuerza su teoría con estadísticas. Si nos preguntan, en una escala de 0 a 10, nuestro grado de satisfacción general, un 80% nos damos a nosotros mismos más puntuación que a los demás. Esto se explica porque "nos lo enseñan desde pequeños y es además instintivo": "El cerebro nos hace pensar que yo estoy bien comparado con los demás como una tendencia natural en el ser humano".
Aunque la depresión existe desde siempre (pese a que haya empezado a ser popular a partir de que tenemos medicamentos que la curan), el mundo acelerado en que vivimos la potencia, en cierta manera. ¿Se puede deducir entonces que los habitantes de los países subdesarrollados no se deprimen? Pues sí, no cabe duda. Cuando se cubren los mínimos es cuando empezamos a hablar de otros como realizarse, tener una vocación, una misión en la vida, ser útil...". A pesar de ello, hay esperanza: "Hay gente que cae en una depresión y lo pasa muy mal, pero la mayoría tenemos nuestros arreglos que, sin darnos cuenta, nos ayudan".
 

Cinco antidepresivos

1. Cuida tu cuerpo. Es una fuente de placer. Produce endorfinas. Si te cuidas, te irá mejor a la larga.
2. Pensamiento positivo. Hay que plantearse si uno tiene tendencia a pensar que hay cosas que no tienen arreglo cuando sí lo tienen.
3. Relaciones afectivas. Son una gran fuente de satisfacción: hijos, pareja, amigos, compañeros...
4. La autoestima. No es fácil de aumentar, pero hay que intentar protegerla. Se desarrolla desde niño.
5. Piensa que tienes el control. La idea de ponerte en el centro de control de tu vida te ayuda a sobrevivir. Lo lleva mejor quien cree controlar la situación que quien piensa: "Que sea lo que Dios quiera".

No hay comentarios:

Publicar un comentario