viernes, 22 de febrero de 2013

"Tomad la mitad de mi fortuna y cambiad con ella el mundo"

Richard Branson es un empresario de lo más peculiar. Sus excentricidades, además de los buenos resultados de sus empresas, le han convertido en un personaje muy popular en el Reino Unido, donde ha sido nombrado Sir. Como no podía ser menos, también para su muerte ha previsto algo diferente. En una carta que se ha hecho pública, Sir Richard y su esposa Joan han anunciado su propósito de donar la mitad de su fortuna a obras benéficas ya que, escribían en la misiva, "tenemos que alcanzar un mundo sano, equitativo y pacífico del que puedan disfrutar las generaciones futuras”.
 



El fundador de Virgin Group, la empresa que le ha hecho multimillonario, se ha sumado así al club iniciado por Andrew Carnegie, quien poseyendo la segunda mayor fortuna de la historia, legó buena parte de ella a actividades filantrópicas. Una de sus máximas era que “El hombre que muere rico muere desgraciado”. Su ejemplo cundió en la iniciativa llamada Giving Pledge, una campaña filantrópica a la que se han sumado ya más de 40 multimillonarios anglosajones y por la que prometen donar a fines benéficos al menos la mitad de su fortuna. 

 
Bill Gates y Warren Buffett son los impulsores de esta campaña a la que se ha sumado Branson al entender que “los bienes materiales no traen la felicidad. La familia, los amigos, la salud, y la satisfacción que proviene de haber hecho algo positivo en tu vida son las cosas que realmente importan”.

Aportando algo positivo al mundo

Algunos de estos magnates había decidido donar su fortuna no sólo para paliar las necesidades crecientes de sociedades en problemas, sino porque querían trasladar también el mensaje de que las generaciones sucesivas no deben abandonarse a la comodidad. “Una persona muy rica”, dijo Buffett, “debe dejar a sus hijos lo suficiente para hacer algo, pero no lo bastante para hacer nada”. En el caso de Branson, no hay ningún problema con sus descendientes: "afortunadamente nuestros hijos, que serán nuestros herederos principales, están de acuerdo con nosotros”.
 
Asimismo, Branson ha declarado que su tarea social no queda diferida al momento de su muerte, ya que “la mayor de las empresas del grupo Virgin dedicarán parte de sus esfuerzos a invertir en enfoques empresariales que sirvan para aportar al mundo algo positivo”.
 
Giving Pledge se fundó en 2010, y la mayor parte de apoyos y adscripciones que ha recibido provienen de Estados Unidos. Branson, quien ha impulsado numerosos proyectos sociales a través de su fundación Virgin Unite, es uno de los primeros magnates europeos en sumarse a la misma. Los multimillonarios rusos Vladimir Potanin y Víctor Pinchuk también aparecen en la lista.

Fuente: http://www.elconfidencial.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario