martes, 26 de marzo de 2013

Cineterapia

“Muchas personas han salvado una depresión de domingo por la tarde gracias a una película”, asegura el periodista Francesc Miralles. “El cine aporta mensajes que son útiles para nuestra vida. A menudo se habla de terapias con música, danza o teatro, pero el cine suele quedar apartado”. Quizás por esto, Millares, que reconoce no ser experto en cine pero sí en psicología, ha decidido realizar una selección de las películas más reveladoras de la historia del cine, que recopila en su nuevo libro, Cineterapia (Oniro).
 

 
1. El mago de oz (Victor Fleming, 1939)
 
“Es una película que impresiona profundamente a los niños”, explica Miralles, que recuerda cómo el film causó un gran impacto en su infancia. Pero no es sólo una película de niños, cuenta el periodista, pues “tiene una lectura totalmente diferente de adulto”. Miralles cree que se trata de la película iniciática por excelencia, el equivalente en el cine a las novelas de Herman Hesse, y es una bonita herramienta para entender al ser humano.
 
2. El apartamento (Billy Wilder, 1960)
 
El clásico de Billy Wilder es una película que, según Miralles, ha ayudado a muchísima gente: “En el fondo la película habla de la asertividad, la necesidad que todos tenemos de saber decir no, y dejar de depender de las decisiones ajenas”. Cuando Baxter (el personaje interpretado por Jack Lemmon), un pusilánime empleado de una compañía de seguros, se rebela y aprende a decir no, le empiezan a ir bien las cosas. Para Miralles, El apartamento es además un gran espejo de lo que ocurre en los entornos laborales, aún hoy en día, y de lo que nos puede pasar si damos demasiada importancia a las opiniones ajenas.
 
3. My fair lady (George Cukor, 1964)
“Es una película con un punto de partida muy potente”, explica Miralles “que explora lo que se conoce como Efecto Pigmalión: cómo las personas se comportan en función de lo que los demás esperan de ellas”. Se trata de una película que, según el periodista, es aconsejable a cualquier edad. “Los niños sólo se quedan con las canciones”, apostilla, “pero el resto aprenderá a conocer un poco mejor cómo funcionan las relaciones entre amigos”.
 
4. La naranja mecánica (Stanley Kubrick, 1971)
La ultraviolenta película de Stanley Kubrick no es el tipo de film que esperamos encontraren un libro llamado Cineterapia, pero Miralles asegura que, “aunque se trata de una película muy dura, y muy difícil de enmarcar en un libro de autoayuda, se trata de una reflexión muy útil sobre la violencia. Más allá de su estética, no es una película que trasmita un mensaje negativo, pues ayuda a entender los mecanismos de la ira”.
 
5. El Padrino (Francis Ford Coppola, 1972)
Miralles tiene claro que la archirreverenciada trilogía de Coppola contiene “una gran lección sobre la familia, la lealtad y la amistad”. Aunque en El Padrino se tratan multitud de temas, su lección principal, cuenta el periodista, gira en torno a los lazos de confianza que se establecen entre personas cercanas. Y tenemos muchas cosas que aprender de ellos, aunque sean de la mafia.
 
6. Dersu Uzala (Akira Kurosawa, 1975)
Aunque Miralles reconoce que la película del realizador japonés es demasiado larga y difícil para el cine que vemos hoy en día, insiste en que su visionado merece mucho la pena. La película, que se puede encuadrar en el género de arte y ensayo, trata dos temas principales: la amistad entre dos personas muy distintas y la sencillez. “El protagonista, un anciano y solitario cazador mongol, enseña a un grupo de expedicionarios la sencillez que se encuentra en la naturaleza”, explica Miralles. “Es una lección fabulosa”.
 
7. Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979)
“Es una película sobre el miedo”, explica Miralles “Si nos fijamos con detenimiento, nos daremos cuenta de que al monstruo no se le ve casi nunca. Las cosas que nos dan miedo son aquellas que no tenemos delante”. El pánico anticipatorio, aquel que surge antes de enfrentarnos a aquello que nos provoca terror, es para el periodista “peor que el miedo en sí”, y es el causante de todas nuestras fobias.
 
8. Atrapado en el tiempo (Harold Ramis, 1993)
Se enciende el despertador y en la radio suena I got you babe, de Sonny & Cher, comienza el día para Phil Connors (el papel por el que siempre será recordado Bill Murray), el día de la marmota, que se repite una y otra vez. ParaMiralles la lección que podemos aprender de esta estupenda comedia es “la importancia de vivir el día a día”. En opinión del periodista, y tal como podemos ver en la película, “cada acto cotidiano cuenta. Todos los detalles sin importancia afectan a la felicidad de los demás”.
 
9. Sabiduría garantizada (Doris Dörrie, 2000)
La película alemana es, para Miralles, una de las mejores aproximaciones del cine a la filosofía Zen. Narra la historia de los hermanos Gustav y Uwe, que deciden pasar una temporada en un templo japonés, para encontrar la paz interior que habían perdido. “En una hora y media aprendes lo que es el budismo”, asegura el periodista.
 
10. Olvídate de mí (Michel Gondry, 2004)
“Es una película sobre los recuerdos”, explica Miralles, “sobre el peso del pasado y cómo los traumas pueden afectarnos en el futuro”. El film estadounidense, que es además el más reciente de los recogidos en el libro, aborda también el manido tema de las relaciones de pareja, sin caer en el tópico.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario