domingo, 3 de marzo de 2013

Coaching para niños

El coaching puede ayuda a los niños a encontrar soluciones a los problemas de los menores: estrés, autoestima, rivalidad entre hermanos, no asumir el divorcio de los padres...
 
 
                             Muchos niños necesitan orientación dirigida a sus problemas
 
Naomi Richards se considera como una de las pocas, si no la única, «coach» que trabaja con niños de seis años en adelante en Reino Unido. Asegura que existen «coach» dedicados a adolescentes y padres, sobre todo en Estados Unidos, donde está extendida esta práctica, pero no es tan habitual que se trabaje con niños pequeños. En una reciente visita a España para presentar su último libro «Mi hijo quiere ser astronauta» —obra en la que pretende ayudar a los padres a solucionar los porblemas de sus hijos— concedió la siguiente entrevista a ABC Familia:
 
—¿Qué aporta un «coach» a los niños?
 
—En mi caso particular les enseño a buscar soluciones prácticas a sus problemas, les ofrezco las habilidades y herramientas que necesitan para la vida, les ayudo con sus preocupaciones mediante los principios de coaching, les convenzo de que son capaces de cambiar las situaciones en las que se ven envueltos. También les animo a mejorar en la comunicación y el proceso de razonamiento, alejándoles de sus miedos. El «coach» le aporta una visión muy positiva.
 
—¿En qué se diferencia de la psicoterapia?
 
—Son dos disciplinas muy distintas. Una de las principales diferencias es que la terapia se centra en el pasado de una persona, mientras que el coaching se vuelca completamente en mirar hacia delante y en hacer cambios con vistas al futuro.
 
—¿Le marca las pautas a seguir al niño?
 
No exactamente. Ante un determinado problema hacemos un «brainstroming» de ideas para enumerar todas las soluciones que se nos ocurran de manera conjunta, y el niño es el que decide qué solución es la que va a poner en práctica.
 
—¿Cuáles son los principales problemas que presentan?
 
Problemas con la escuela, de autoestima, estrés, de no saber gestionar sus sentimientos, rivalidad entre hermanos o no asumir la separación de sus padres.
 
—¿Intervienen los padres en las sesiones?
 
—Cuando empiezo el coaching primero veo a solas a los niños y después, con el permiso del menor, hago turnos con los padres. Es una forma de que sus progenitores sean conscientes de lo que el niño va a hacer entre sesión y sesión. De esta manera se favorece que podamos trabajar en equipo y que los padres observen si se producen los cambios esperados en el pequeño.
 
—¿Cuáles son las principales razones por las que un padre debe llevar a su hijo a estas sesiones?
 
—Los padres acuden a mí por cuatro motivos: su hijo tiene un probema y no sabe cómo ayudarlo; los padres notan que el pequeño tiene un problema pero el niño no quiere hablarles de ello; los padres quieren que haya un cambio en el comportamiento de su hijo y, además, creen que debe aprender nuevas habilidades.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario