jueves, 4 de abril de 2013

El poder de un abrazo

Hoy os traigo una historia que a pesar de ocurrir hace 18 años, gracias a internet y, especialmente a facebook, sigue muy viva acumulando "Me gustas" de forma incesante.

En las últimas semanas, una fotografía sensibilizó a miles de sus miembros. Se trata del abrazo entre dos gemelas recién nacidas, cuando había pocas esperanzas de que sobreviviera una de ellas.
 
Es la historia de Kyrie y Brielle Jackson, que llegaron a este mundo el 17 de octubre de 1995, en el hospital Memorial, de Massachusets, en Estados Unidos. Así lo consigna el sitio de noticias Theinterim.com, entre otros. Las pequeñas nacieron 12 semanas antes de lo previsto, por lo que se temió lo peor: que no sobrevivieran.
 
Kyrie nació primero, pesó 900 gramos y de a poco comenzó a recuperarse. Sin embargo, Brielle pesó 80 gramoos menos y su estado de salud empeoró con los días. Tenía problemas respiratorios, cardíacos y una baja concentración de oxígeno. Se especulaba con que perdería la vida.
Sin embargo, la enfermera que estaba a cargo de la monitorización de las incubadoras en las que estaban las pequeñas, Gayle Paskarian, tuvo un gesto que cambió el rumbo de lo que parecía inevitable. En contra de lo que ordenaban las normas del hospital, pidió permiso a los padres de las niñas y sacó a Brielle de su lugar y la acostó junto a su débil hermanita. En cuanto se cerraron las puertas del cuarto, Brielle abrazó a Kyrie y se produjo el milagro.
 
 
 
En cuestión de horas, de acuerdo al portal de noticias Bycheapandchic.com, la niñita recuperó su ritmo cardíaco, la oxigenación de su sangre se normalizó y de ahí en ganó en peso durante los días siguientes. La enfermera contó que rompió con las reglas del Memorial porque había leído en internet de experiencias que se realizaban en Europa, en donde se suele acostar juntos a los bebés prematuros.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario