sábado, 27 de abril de 2013

Rodearse de gente optimista es terapéutico

Terapia del contagio positivo.

Una reciente investigación llevada a cabo por los psicológicos Gerald Haeffel y Jennifer Hames de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos) – también publicada en el Clinical Psychological Science – demuestra que el rodearse de personas positivas ayuda a otras a combatir la depresión.
La hipótesis inicial es que la vulnerabilidad cognitiva puede resultar contagiosa en etapas vitales de gran transición y en los procesos de cambio de nuestros entornos sociales. Para ello estudiaron a 103 parejas de universitarios de primer año que compartían piso con compañeros asignados aleatoriamente.
 
Así pues los resultados revelaron como los estudiantes que convivían con compañeros poseedores de bajos niveles de vulnerabilidad cognitiva experimentaron un descenso en sus propios niveles.
 
Por el contrario a los estudiantes que se les había asignado al azar un compañero de piso con altos niveles de vulnerabilidad cognitiva mostraron después mayor incidencia en estos niveles de vulnerabilidad cognitiva, por ende tendencia a la depresión.
 
De esta forma los psicólogos Haeffel y Hames defienden su aplicación en casos clínicos “Nuestros descubrimientos sugieren que sería posible utilizar el entorno social de una persona como tratamiento, ya sea como complemento de otras intervenciones ya en marcha o como intervención independiente” al tiempo que Rodear a cualquier persona de otras que presentan un estilo cognitivo adaptativo debería ayudar a facilitar el cambio cognitivo como terapia”.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario