viernes, 1 de noviembre de 2013

Una conmovedora historia de amor emociona en la red


Ian sufría en 2006 un grave accidente de coche que lo dejaba incapacitado, pero su novia Larissa no se separó nunca de él hasta el punto de casarse.

La conmovedora historia de una mujer cuyo novio sufrió una lesión cerebral tras un accidente de tráfico ha conmocionado la red. La pareja decidió casarse, años más tarde, a pesar de que Ian, así se llama uno de los protagonistas de la historia, quedó incapacitado.

Después de diez meses de noviazgo, la vida golpeó a Larissa y Ian. Un terrible accidente de coche sesgaba sus planes de futuro. "Ian y yo nos conocimos por primera vez en 2005 en la universidad. Lo pasamos muy bien juntos durante diez meses", explica Larissa en un vídeo en el que documenta la historia y que se ha convertido en un fenómeno viral obteniendo unas 800.000 visitas, según relata en su edición digital el Daily Mail.




Larissa explica que tenían una relación formal y que planeaban casarse poco después de que ambos terminaran la universidad, en diciembre de 2006. Pero antes de que eso sucediera, la tragedia hizo acto de presencia. El 30 de septiembre de ese año, Ian iba de camino al trabajo cuando tuvo un terrible accidente de coche cerca de Pittsburgh, Pensilvania (EE.UU.). "Recibimos una llamada telefónica en la que se nos informaba del accidente de Ian", dice Larissa. "[Él] había sufrido una lesión cerebral".


De repente, todo lo que había soñado Larissa se convirtió en casi un imposible. Sin embargo, en lugar de abandonar a Ian e intentar vivir sus sueños con otra persona, Larissa se mudó a la casa de la familia de su novio para ayudar en el cuidado de Ian.



Aunque él era incapaz de comunicarse, Larissa continuó con la relación. "Yo sabía cómo era él aunque no pudiese hablar, eso me ayudó mucho. Sabía que me amaba", explica. "Retrocediendo en el tiempo, puede parecer raro que nos casásemos porque él no podía hablar ni comer. Pero la verdad es que nos lo pasábamos de maravilla y hablaba con él todo el tiempo".



Al mismo tiempo que Ian iba mejorando con el paso de los meses, la posibilidad de casarse fue tomando más cuerpo. "Si Ian podía hablar conmigo podríamos hacer que funcionase", recuerda Larissa


Mientras Ian mejoraba lentamente, otra fatalidad apareció en el camino. Su padre enfermó gravemente. Fue diagnosticado de cáncer cerebral durante la recuperación de su hijo. La enfermedad del padre de Ian se convirtió en un acicate para Larissa, que sabía lo mucho que quería ambos se casaran.

Cuando Ian estuvo algo más recuperado, Larissa lo llevó a un juez con el fin de obtener la aprobación del matrimonio, y es que él todavía hoy sigue siendo incapaz de tomar ese tipo de decisiones por su cuenta. Según relata Larissa, el juez dijo: "Ustedes dos ejemplifican lo que es el amor. Yo creo que el matrimonio no sólo beneficiará a los dos, sino también a nuestra comunidad. Espero que todos en esta ciudad puedan ver el amor que se tienen el uno por el otro".

Después de recibir el beneplácito del juez, pronto se casaron, aunque el padre de Ian no llegó a tiempo para verlo, y es que murió antes del enlace. La boda tuvo lugar en 2012. A día de hoy todavía permanecen juntos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario